Lipedema, síntomas y tratamiento

¿Qué es el lipedema?

Definición: El lipedema, también conocido como lipoedema, es un desorden doloroso crónico del tejido conectivo laxo de causa desconocida, que afecta especialmente el tejido graso o adiposo alterando su distribución, se manifiesta generalmente en mujeres y muchas veces es visto de forma equivocada como obesidad. Es una entidad progresiva con un componente inflamatorio.

Aunque fue descrito por primera vez en 1940 por Allen y Hines llamándole  “Lipedema of the legs” hasta ahora es un mal poco conocido ubicado en la clasificación de enfermedades raras del tejido adiposo y que es confundido con frecuencia con otras entidades como obesidad, celulitis, linfedema, insuficiencia venosa, las lipodistrofias y los síndromes raros del tejido adiposo. La principal consecuencia de tal confusión diagnóstica es un tratamiento que muchas veces apunta al blanco equivocado, resultando inadecuado o al menos insuficiente.

El término lipedema se considera al día de hoy no muy acertado puesto que realmente no se trata de una entidad donde predomina el edema, más bien el trastorno principal sucede en el tejido graso.

 disponible
2 new from $27,79
Envío gratuito
Amazon.com
as of

Cómo define el lipedema (lipoedema) la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) entrega el concepto de lipoedema dentro del grupo de ciertos desórdenes no inflamatorios de la grasa subcutánea diciendo: 

“El lipoedema se caracteriza por edema graso difuso, no puntiforme, que suele limitarse a las piernas, los muslos, las caderas y la parte superior de los brazos. Puede confundirse con el linfedema. El lipoedema también puede producirse en el cuero cabelludo.

Esta clasificación que otorga al lipedema el significado de un desorden no inflamatorio no es compartido por la mayoría al día de hoy cuando se ha hecho evidente la presencia de células inflamatorias en el tejido afectado por lo que creemos respetuosamente que el concepto que maneja la OMS debe revisarse.

¿Hay hombres con Lipedema?

La enfermedad es vista mayoritariamente en mujeres, no obstante y aunque es raro, existen algunos casos reportados de hombres con lipedema. 

Sobre todo se ha mencionado en hombres con estrógenos elevados y niveles bajos o ausentes de testosterona, por lo que puede acompañar a hombres con cirrosis hepática o acompañando trastornos hormonales donde además haya ginecomastia (aumento de mamas) e hipogonadismo.

Causas de lipedema

Se piensa que el desarrollo del lipedema tiene una fuerte vinculación con las hormonas. Se ha visto que las hormonas como estrógenos y progesterona guardan relación con la formación de grasa (lipogénesis), los niveles de insulina y la distribución del tejido adiposo. El lipedema suele iniciarse a partir de la pubertad y es posible que empeore con otros cambios hormonales como la gestación, menopausia o algunos trastornos ginecológicos.

Adicionalmente hay factores genéticos que predisponen a esta condición encontrándose  en muchos casos una historia de parientes con casos similares (15 a 64%). Aunque no se conocen los genes culpables del trastorno se dice que se comportan con un patrón autosómico dominante de penetrancia incompleta. 

Se han encontrado en los tejidos de pacientes con lipedema signos de daño tisular, células inflamatorias, adipocitos (células de grasa) aumentados de tamaño, anormalidades vasculares, alteraciones en el drenaje linfático y formación de tejido fibrótico.

El mal funcionamiento de los vasos linfáticos lleva a una acumulación de líquido en el intersticio del tejido graso promoviendo la inflamación por reclutamiento de células vinculadas a la inmunidad como los macrófagos, lo que lleva a fibrosis y a la dificultad para perder peso. El tejido graso de las piernas de estas pacientes se hará menos elástico  comportándose como un desorden del tejido conectivo.

Qué tan frecuente es el lipedema

La frecuencia con la que se presenta el  lipedema no se conoce a ciencia cierta por las limitaciones y falta de información que suele rondar a su diagnóstico, por lo que en la literatura pueden encontrarse valores de frecuencia tan dispares como 0.1 a 11% de la población femenina luego de la pubertad.

Diagnóstico de lipedema

El diagnóstico se hace fundamentalmente por los hallazgos clínicos del paciente (signos y síntomas) puesto que no se dispone de pruebas de laboratorio específicas para ello.

Síntomas del Lipedema

Lo más común es que se describa como un crecimiento simétrico de los glúteos, caderas y piernas causada por la acumulación de tejido conectivo laxo que incluye fascia, adipocitos (células de grasa), células del sistema inmunitario y otras estructuras con fibrosis, daño vascular y acumulación de líquido intersticial. Las pacientes tienden a ganar peso con rapidez con gran dificultad para perderlo.

Las pacientes se quejan de dolor a la presión o aumento de sensibilidad en las regiones afectadas por lo que esta enfermedad ha recibido en alguna ocasión el nombre del “síndrome de la grasa dolorosa”. Este dolor se atribuye a mecanismos como la compresión nerviosa debido a la hipertrofia / proliferación de las células grasas, mecanismos inflamatorios o los mecanismos centrales relativos al dolor crónico.

La piel no suele engrosarse como si sucede en el linfedema aislado con el paso del tiempo. No es de extrañar que las pacientes describan ardor.

Las extremidades afectadas se mueven con dificultad por su peso, no obstante existe un aumento de movilidad de las articulaciones – como se puede observar en algunas colagenopatías – y que puede contribuir de modo adicional al daño articular y dolor, particularmente en las rodillas y las caderas, asociado con una mala alineación articular e hiperlaxitud. Deberemos considerar los cambios degenerativos que sobre la articulación trae la sobrecarga de peso.

El daño vascular puede acompañarse de fragilidad capilar, moretones o equimosis y telangiectasias (arañas vasculares).

El lipedema en grados avanzados puede afectar negativamente la motilidad de los pacientes, generando estrés psicosocial, depresión, ansiedad, trastornos de la alimentación y apnea del sueño.

Dado a que también afecta al drenaje linfático el lipedema puede verse acompañado de linfedema, lo que se conoce como lipolinfedema.

A continuación una tabla que resume los hallazgos clínicos del lipedema:

Clínica de las pacientes con Lipedema

Qué causa el edema en esta enfermedad

Realmente no todas las pacientes cursan con edema, de allí el error en colocar la palabra edema como parte del nombre que hasta ahora le damos a este trastorno de la grasa. Sin embargo, es cierto que puede cursar con él y las causas cuando sucede suelen ser:

  • Edema asociado a insuficiencia venosa: Principalmente por falla de bomba venosa muscular de los miembros inferiores (debido a las alteraciones de la dinámica de la marcha) y a reflujo valvular.
  • Linfedema o edema por trastorno de los vasos linfáticos. Al transcurrir el tiempo los vasos linfáticos sufrirán daños irreversibles que pueden llevar a algún grado de linfedema permanente.

Médico y Lipedema ¿Cómo sé si tengo este trastorno?

El diagnóstico lo hace un médico que evalúe lipedema que realizará un exhaustivo examen físico. El doctor para lipedema que evalúe el caso realizará el registro de los antecedentes quirúrgicos, familiares, uso de medicamentos que pueden afectar el peso o llevar a retención de líquidos.

¿El lipedema afecta únicamente a las piernas?

No, al menos el 80% de las pacientes tienen lipedema en los brazos además de lipedema en las piernas. 

Los pies por lo general no se observan afectados, por encima de estos puede verse lipedema en tobillos. La separación entre pie y tobillo con lipedema es marcada por el llamado signo del anillo o del surco adiposo, por encima del cual el tejido conectivo laxo aumenta con los años en las personas con esta entidad, en ellos se elimina en los tobillos la depresión normal en ambos lados del tendón de Aquiles y se va adoptando la forma típica de “columna egipcia” que luego sufre otras transformaciones.

Etapas del lipedema

Esta entidad pasa por tres etapas o grados del lipedema:

ETAPA 1 DEL LIPEDEMA: involucra la existencia de piel lisa sobre una capa de grasa hipertrófica con nódulos del tamaño de una perla.

ETAPA 2 DEL LIPEDEMA: En esta etapa se observan depresiones en la piel sobre grasa hipertrófica con acúmulos grasos del tamaño de un durazno o una manzana.

ETAPA 3 DEL LIPEDEMA: Ya para este momento las masas de tejido adiposo son mucho mayores observándose lobulaciones en la piel con nodulaciones que van desde el tamaño de una perla hasta mucho mayores a una manzana, en acúmulos, principalmente en caderas, muslos y alrededor de las rodillas.

Tipos de lipedema

De acuerdo a la zona del cuerpo con mayor depósito de grasa se reconocen 5 tipos de lipedema, los tres primeros son los más comunes.

  • Lipedema Tipo I: depósitos grasos principalmente en glúteos y caderas, a modo de revolveras (“signo de las alforjas” o “en pantalón de montar”).
  • Lipedema Tipo II: van desde las nalgas hasta las rodillas donde forman pliegues por su parte interna.
  • Lipedema Tipo III: desde las caderas hasta el lipedema de los tobillos.
  • Lipedema Tipo IV: el lipedema incluye los brazos con dificultad para alzarlos estresando además los hombros.
  • Lipedema Tipo V: Sólo lipedema en piernas.

Tratamiento médico del lipedema

Realmente en la actualidad no hay un tratamiento único para el lipedema, las opciones de tratamiento son limitadas y no siempre satisfactorias enfocándose en los síntomas de esta entidad puesto que no se puede atacar la causa ya que es desconocida. 

El manejo del paciente se hace desde varios puntos estratégicos para mejorar el rendimiento de estas medidas y el bienestar obtenido. Es recomendable que el paciente sea evaluado por un doctor experto en lipedema. 

Entre las terapias aplicadas hasta ahora están la liposucción, drenaje linfático, elastocompresión, medicamentos venotónicos (cuando existe demostrada insuficiencia venosa o para mejorar el flujo linfático), dieta saludable, actividad física, algunos complementos como el selenio, etc.

Manejo quirúrgico del lipedema

Busca eliminar la mayor cantidad posible de tejido enfermo a través de métodos invasivos. Para su mejor funcionamiento requiere ir de la mano con el tratamiento conservador y debería aplicarse por un médico experto en el manejo de lipedema.

Liposucción y Lipoedema

La liposucción, cuando está indicada, es un tratamiento que se ha usado para reducir el lipedema y su fibrosis con el fin de facilitar la movilidad de los pacientes. Hay que tener precaución con los pacientes con lipolinfedema en los cuales se recomienda eliminar con anterioridad la linfa acumulada y el tejido fibrótico.

Manejo conservador

Busca a través de cambios de conducta y ocasionalmente algunos medicamentos aliviar los síntomas de la enfermedad y frenar su avance.

– Masajes y drenaje linfático

Para el manejo del lipedema se han recomendado masajes profundos, se ha visto que mejoran el cuadro de dolor y la consistencia del tejido fibrótico subcutáneo por fibrosos y tejido adiposo.

– Dieta

Sobre la dieta se recomienda como medida general una dieta saludable antiinflamatoria (antioxidante) que si bien no modifica significativamente el tejido afectado (a diferencia de la celulitis donde se han observado mejores resultados), no obstante se emplea en la búsqueda de retardar la progresión de la enfermedad.

– Ejercicio

Su función es mejorar el metabolismo, ayudar al bombeo linfático y venoso, mejorar la calidad de vida de los pacientes aumentando su sensación de bienestar y movimientos. Para ello se sugieren ejercicios de bajo impacto como el yoga, pilates, natación, caminatas, etc.

– Medicamentos para el lipedema

Sencillamente no existen fármacos específicos para esta entidad. El uso de venotónicos dependerá de que exista insuficiencia venosa o linfática que los justifiquen. No están indicados los diuréticos. 

Se puede indicar analgésicos, no obstante en los pacientes con dolor neuropático se plantea el uso de fármacos como la gabapentina.

– Prendas compresivas

La compresión puede ayudar a mitigar el dolor cuando el paciente usa prendas de compresión adecuadas y las usa correctamente. La terapia de compresión combinada con el drenaje linfático manual (DLM) es particularmente eficaz en el control del dolor.

¿Qué tipo de compresión se usa en el lipedema?

Realmente el tipo de prenda dependerá de la morfología de la paciente y de qué tan implicados están la insuficiencia venosa o linfática. Las más cómodas son las medias hasta la rodilla, no obstante en caso de que sea posible adaptarlos hay leggins y medias panty que podrían usarse.

Las medias de tejido circular no se adaptan muy bien a los cambios bruscos de la forma de las piernas por los acúmulos de grasa resultando en molestias, pliegues y efecto de torniquetes que no son para nada deseados. 

Las prendas de compresión de tejido plano se hacen con puntos de costura que facilitan su confección para adaptarse a las zonas con cambios bruscos o mayores de la forma debido al tejido graso acumulado. En comparación con las prendas circulares, la tela es más gruesa, menos elástica y en consecuencia menos estética aunque más funcional, lo cual debe entenderse.

La terapia de compresión (elastocompresión) para el lipedema no reduce el tejido graso, controla el edema cuando este se presenta y mejora los síntomas derivados de la insuficiencia venosa o linfática que pueda coexistir.

Recomendaciones para el uso de las medias de compresión en casos de lipedema

  • Cerciórese de que la prenda le quede bien y evite las arrugas, especialmente en rodillas y tobillos.
  • Entrenar al paciente en su uso y hacer vigilancia estrecha de cómo las coloca y los inconvenientes que pueda presentar
  • Informar sobre aparatos auxiliares para colocar las medias de compresión, hay varios modelos de ellos en nuestro catálogo
  • Sensibilizar a los pacientes sobre los efectos beneficiosos del soporte elástico para controlar el edema.

Consecuencias del lipedema

Entre las consecuencias de este trastorno se encuentran la apnea del sueño, desordenes alimentarios, depresión, diabetes mellitus, artritis, hipertensión arterial, celulitis, micosis, enfermedades renales y cardíacas.

Diferencias entre el Lipedema y el Linfedema

En la siguiente tabla encontrará las diferencias entre el lipedema y el linfedema de acuerdo a algunas características:

CARACTERISTICALIPEDEMALINFEDEMA
SexoAfecta principalmente a mujeresPuede afectar tanto a hombres como a mujeres
Edad de apariciónA partir de la pubertadCualquiera
Signo de Stemmer (incapacidad de pinzar o pellizcar con los dedos un de pliegue de piel en el dorso del pie)negativopositivo
Pielfina y suaveEngrosada, principalmente en estadios avanzados
hematomasfrecuentesraro
dolor y aumento de sensibilidadpresenteraro, hay menos hipersensibilidad al contacto
Edema con fóveamínimoevidente y profundo
Defecto linfático tempranoausentepresente
SimetríaEs bilateral y simétricoEs uni o bilateral, en este último caso tiende a ser asimétrico

¿Está el lipedema cubierto por la seguridad social?

Aunque desde el año 2018, la OMS reconoce el lipoedema en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) no obstante, al menos en España, hasta 2021 la seguridad social no había cubierto esta enfermedad.

Conclusión

En conclusión el lipedema es una enfermedad que impacta negativamente la salud y merece mayor reconocimiento de modo que se tomen medidas destinadas a mejorar los resultados terapéuticos de los pacientes que hasta ahora son pocos en relación con la carga psicológica, física y hasta social de l@s pacientes que lo padecen. 

Referencias

Dayan, E., Kim, J. N., Smith, M. L., Seo, C. A., Damstra, R. J., Schmeller, W., Frambach, Y., Carmody, M. A., & Földi, E. (2017). Lipedema – the Disease They Call FAT: An Overview for Clinicians. Lipedema Simplified LLC.

AEL, CEFyL, SEACV, SECPRE, SEDCA, SEME. Documento de Consenso Lipedema 2018.

Lisson, K. (2019). Lipedema Guía Terapéutica: El Consejo de Una Terapeuta Certificada En Linfedema Para Sus Clientes Con Lipedema. Solace Massage and Mindfulness.

Copyright