Medias de Compresión Indicaciones y contraindicaciones

Aun cuando las medias de compresión graduada son el pilar terapéutico no invasivo de las enfermedades venosas y linfáticas no se habla lo suficiente de cuándo usarlas y cuándo no hacerlo. En este post veremos cuándo están indicadas las medias compresivas, cuándo son sugeridas y cuándo NO las recomendamos

“Nuestra cabeza es redonda para permitir a los pensamientos cambiar de dirección”

Quiénes deben usar medias de compresión

Es conocido que quienes padezcan de insuficiencia venosa o trastornos linfáticos probablemente deberán usar elastocompresión durante varios años y en algunos casos el resto de su vida.

 disponible
Amazon.com
as of

Indicaciones de las medias de compresión

Sobre las indicaciones para el uso de las medias varían de persona a persona, es difícil establecer dogmas generales que en algún momento, de modo individual, no debamos replantear. Afortunadamente hay mucha experiencia en este sentido gracias a que es es una opción de tratamiento no invasivo ampliamente practicada y documentada. Muchos expertos han trabajado sobre ello y han elaborado guías para la práctica clínica en las que nos basamos.

Ante estos hechos tan “circunstanciales” podremos entender el por qué los controles regulares de un médico son necesarios para hacer los ajustes necesarios cada vez que una de estas circunstancias llega y así llevar a buen puerto el tratamiento del paciente.

Veamos algunas de las indicaciones más aceptadas de la elastocompresión mediante medias de compresión graduada decreciente:

INDICACIONES DE LAS MEDIAS DE COMPRESIÓN:

  • Cuando se presentan síntomas venosos característicos en las piernas de personas con insuficiencia venosa crónica (IVC) como dolor, pesadez, tensión, cambios de coloración, calambres sin otra explicación, etc. Logrando con ello mejorar la calidad de vida de quienes los presentan y el edema (salvo el masivo).
  • También se ha recomendado el uso de medias compresivas en individuos sanos con riesgo de inflamación de las piernas por inmovilidad (por ejemplo, durante vuelos largos) o cuando el edema se asocia a factores ocupacionales que lleva a estar de pie o sentados por mucho tiempo (Peluqueros, cirujanos, etc).
  • Se sugiere su uso cuando se desea mejorar los cambios patológicos en la piel de las piernas en pacientes con IVC (enrojecimiento, esclerosis, manchas, atrofia, etc).
  • Para el tratamiento de la úlcera varicosa, facilitando su cicatrización, reduciendo el dolor asociado a estas y evitando su recurrencia
  • Para el tratamiento posquirúrgico inicial de las varices. No todos los pacientes regresan a la clase clínica asintomática después de las intervenciones venosas, incluso si han mejorado sus síntomas, por lo que aún pueden requerir tratamiento con medias.
  • Se sugiere el uso de medias compresivas después de la escleroterapia líquida de venas para lograr mejores resultados.
  • Están indicadas en el manejo del Linfedema, durante la fase de mantenimiento del tratamiento las medias de compresión son consideradas tal vez la intervención más importante.
  • Pacientes con trombosis venosa profunda o superficial: Se ha recomendado en estos casos la compresión inmediata para reducir el dolor y la hinchazón, permitiendo así la movilización en la trombosis aguda. Además su uso lo antes posible ayuda a prevenir el desarrollo de síndrome post trombótico.
  • Están indicadas las medias compresivas en pacientes con síndrome post trombótico (STP) ya instalado.
  • En pacientes sometidos a cirugía mayor como componente básico de la profilaxis mecánica para evitar la trombosis.
  • Deben considerarse usar las medias compresivas en las situaciones que requieren prevención de trombosis (tromboprofilaxis) cuando los anticoagulantes están contraindicados.

Las medias son igualmente beneficiosas para todas las edades, aunque los pacientes mayores las usan con más frecuencia ya que suelen padecer más de problemas vasculares, con la observación de que debe vigilarse que no comprometan la circulación arterial.

Otros casos en los que podemos considerar usar medias de compresión o consultar a un médico sobre ello

Veamos a continuación varios casos donde hemos visto varias veces el uso de estos dispositivos de compresión y aun cuando no forman parte de las indicaciones formales su médico puede plantearle usarlas en base a su experiencia:

 disponible
14 new from $41,50
Envío gratuito
Amazon.com
as of

SUGERENCIAS PARA EL USO DE LAS MEDIAS DE COMPRESIÓN

  • Piernas con un componente inflamatorio que están crónicamente hinchadas, dolorosas o fatigadas.
  • Riesgo conocido de coágulos sanguíneos, especialmente en las piernas.
  • Antecedentes familiares o personales de trombosis venosa profunda.
  • Cuando se prevé pasar períodos largos de inmovilidad o descansos largos en cama, sobre todo en convalecencias, con el uso de bajos grados de compresión.
  • En medicina deportiva hay una creciente demanda de las medias de compresión graduada para atletas que deseen optimizar sus tiempos de recuperación.
  • Pueden ayudar a reducir el edema y malestar en las piernas durante el embarazo. 

Contraindicaciones de las medias de compresión

Las medias son generalmente seguras de usar, con relativamente pocas complicaciones. Cuando están mal ajustadas (arrugadas o plegadas) pueden causar molestias y, en el peor de los casos, necrosis por presión.

Hay ciertas condiciones donde las medias son contraindicadas por las opiniones de los expertos expuestas en las guías de la práctica clínica:

CUÁNDO ESTÁN CONTRAINDICADAS LAS MEDIAS DE COMPRESIÓN

  • Neuropatía periférica grave u otra causa de discapacidad sensorial.
  • Pacientes quienes no se puedan comunicar.
  • Pacientes quienes no se puedan quitar las medias en caso de dolor.
  • Severa deformación de la extremidad.
  • Alergia al material de fabricación.
  • Edema masivo de la pierna o edema pulmonar por insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Condición local de la piel o de los tejidos blandos, incluido el injerto de piel reciente, piel frágil de “papel de seda”, gangrena, dermatitis supurante, celulitis severa, úlceras fuertemente exudativas, sepsis cutánea.
  • Insuficiencia arterial: signos de isquemia con índice tobillo/brazo < 0.7, presión sistólica en el tobillo menor de 70 mmHg, signos de claudicación intermitente, o luego de un injerto de derivación (“bypass” o puente arterial) en la extremidad.
 disponible
2 new from $25,99
Envío gratuito
Amazon.com
as of

Referencias

Alam M, Silapunt S. Procedures in Cosmetic Dermatology Series: Treatment of Leg Veins E-Book. Elsevier Health Sciences; 2010.

Lim CS, Davies AH. Graduated compression stockings. CMAJ. 2014;186(10):E391-E398. doi:10.1503/cmaj.131281

Rabe E, Partsch H, Hafner J, et al. Indications for medical compression stockings in venous and lymphatic disorders: An evidence-based consensus statement. Phlebology. 2018;33(3):163-184. doi:10.1177/0268355516689631

Copyright