El médico de las varices

Tal vez no todos lo sepan, pero en el mundo hay gran variedad de médicos atendiendo a personas con varices quienes muchas veces no han estudiado una especialidad de medicina vascular, tal vez ahora se pregunten ¿cómo es posible esto? ¿en todas partes no hay un centro médico especialista en varices o úlcera varicosa?

En realidad, a pesar de que la insuficiencia venosa es por lejos una de las enfermedades más prevalentes del mundo esa misma gran cantidad de casos hace que no haya suficientes médicos vasculares que puedan ocuparse de todos los pacientes existentes, además de que por sus características es una enfermedad que debe ser enfocada desde muchas disciplinas.

Uno de los textos que citamos señala con buenas razones: “La flebología es multidisciplinaria, cada quien debe descubrir la cordial ayuda de los demás”, sin embargo será cordial mientras se trate de manos eficientes para ayudar que se formen para tal fin, los aterrizados en el campo de la atención de pacientes sin sufrir el proceso transformador de una adecuada formación médica en patología vascular muy probablemente no serán bienvenidos cuando se anuncian como médico especialista en varices en las piernas.

Las varices son la manifestación externa de una enfermedad estructural originada en cambios de la pared venosa de origen bioquímico, hereditario, mecánico e inflamatorio, mucho más profundos que la sola visualización de las arañitas venosas o los trayectos varicosos visibles y que no deben ser tratados de forma burda si se quieren obtener buenos resultados a largo plazo. El manejo automático y no razonado de esta enfermedad, sin conocer las bases hemodinámicas a corregir ni el tratamiento integral de los pilares fisiopatológicos de la insuficiencia venosa (reflujo, obstrucción y falla de bomba), presentes a la hora del diagnóstico y de aplicar un plan terapéutico llevan a la recurrencia de los casos y al sufrimiento de los pacientes quienes he visto muchas veces iniciar un éxodo de médicos, ganando en frustraciones y desesperanza.

 disponible
15 new from $52,76
Envío gratuito
Amazon.com
as of

Es por ello que no debe verse con ligereza cuando alguien que no se ha formado en patología venosa o lo ha hecho de forma insuficiente coloca un aviso donde se lee que atiende personas con varices y sus problemas cosméticos, colocando doctor especialista en varices sin realmente serlo. La corrección cosmética, que apenas es la punta del iceberg, siempre debe ir de la mano del manejo integral del paciente, de la corrección de los factores de riesgo de insuficiencia venosa crónica y de su seguimiento a largo plazo, como enfermedad incurable que es; la ligereza de que un paciente acuda a una primera consulta, se le inyecte (esclerose) y se dé de alta en menos de una hora dista mucho de esta meta. Lamentablemente ha habido una tendencia mundial a menospreciar el cuidado de la enfermedad venosa pensando que con mínimos conocimientos o destrezas basta para su atención lo cual es opuesto a la realidad de una enfermedad compleja como realmente es.

Por otro lado, también está el ocasional y subrepticio cierre de puertas entre especialidades conexas de la salud cardio-vascular donde (y según el lugar) podríamos encontrar celo entre angiólogos, cirujanos vasculares, radiólogos y hasta cardiólogos, cuando estos últimos se forman en el diagnóstico en esta área, cuando realmente deberían ocuparse de integrar equipos donde cada uno aporta una esfera importante de conocimientos a los otros, e ir buscando sus batallas más bien hacia los médicos no formados que son muchos más y que abren con frecuencia gabinetes en el que se señala que tratan varices o hacen fleboestética, donde pareciera que un título de medicina les permite atreverse a todo. Aunque los pacientes muchas veces no lo saben, un título o diploma de medicina general no es ni de cerca una credencial polivalente que certifique la ética de su portador ni que hable de la suficiencia de conocimientos en esta delicada área como lo es la salud vascular.

Algunos ejemplos de la acreditación de cardiólogos haciendo ultrasonido venoso por la facilidad que tienen en integrar los conocimientos hemodinámicos en esta área la podemos ver en Argentina donde hay una sección importante de la organización de cardiólogos dedicada a las enfermedades vasculares. En Venezuela también han existido cardiólogos especializados en ultrasonido vascular no obstante en la actualidad hay muy pocos casos con la migración debido a sus problemas político-sociales, un hecho lamentable si consideramos que en éste último país también son pocos los radiólogos que se forman en esta área, hay un único postgrado de angiología y la cirugía vascular a estado clásicamente de la mano de los cirujanos cardiovasculares. Mientras en países como Costa Rica, sus radiólogos tratan de formarse en diagnóstico vascular por ultrasonido pero no hay suficientes que lo hayan hecho o que conozcan de métodos complementarios como la pletismografía, no obstante siguen haciéndose esfuerzos para lograrlo.

En España el sector se ha dividido entre cirujanos vasculares y radiólogos, estos últimos con mayor o menor formación en el área. En ese país podemos ver cardiólogos hablando de eco y disfunción endotelial, muchos sin lograr realmente tener una aproximación suficiente a la técnica lo que es una lástima por lo que podrían aportar en áreas como la enfermedad arterial más allá de las coronarias, el estudio de la aorta y los tronco supraaórticos además de la enfermedad tromboembólica puesto que conocen muy bien la etiopatogenia de estas entidades, siendo además receptores de una enorme cantidad de pacientes con patologías en estas áreas, pero realmente veo lejos el espíritu de aprovechamiento de estos recursos debido a la estructura sanitaria arraigada en la forma de ver la práctica profesional.

Así pues tenemos que si un paciente va a tratarse por insuficiencia venosa en sus piernas y quiere saber quién es el médico especialista en varices, según su caso y zona geográfica, tendrá tal vez tres posibilidades:

  • Si necesita hacerse un ultrasonido diagnóstico deberá buscar en su país, de acuerdo a lo que en él se estila, a un especialista con entrenamiento suficiente entre cardiólogos, radiólogos o angiólogos, poco lo verá entre cirujanos porque no suelen darse abasto con sus actividades de quirófano, aunque es posible. Le advierto que el eco venoso es una técnica complicada donde la novatada es poco conveniente y un eco de 10 minutos por cumplir con la cuota de pacientes del día probablemente sea insuficiente y necesite complementarse con otras técnicas como la pletismografía.
 disponible
10 new from $67,26
Envío gratuito
Amazon.com
as of
  • Si se va a operar necesitará de un cirujano vascular. Aún existe la dudosa práctica en algunos países de asignar cirugías de varices a residentes de postgrado de cirugía general siendo que hay especialidades que se entrenan para ello. El tratamiento quirúrgico de la enfermedad venosa no es una técnica a aplicar a un problema menor, requiere destrezas y conocimientos suficientes de la mano de análisis previo de los casos, asesoría docente por profesionales formados en ello y seguimiento. Un cirujano general sin formación en flebología enseñando a un postulante es una forma de extensión de conductas no claramente eficaces.
  • Si se va a tratar de insuficiencia venosa a largo plazo debería acudir a un médico angiólogo o cirujano vascular, quien integre equipo con médicos encargados de diagnóstico, rehabilitación o tratamiento quirúrgico para ayudarles a mejorar de modo generoso y sin caer en egoísmos personalistas la calidad de vida de los pacientes.

Debemos considerar que la importancia de la insuficiencia venosa no radica únicamente en su elevada prevalencia, también es significativo que es reconocida como limitante de la calidad de vida de los pacientes y como enfermedad incurable a pesar de todos los avances actuales de tratamiento, no obstante, es controlable en la mayoría de los casos. El éxito de su manejo radica no sólo en el diagnóstico y cirugía (sólo cuando es necesaria), descansa en un fuerte razonamiento especializado y un correcto seguimiento.

La medicina socializada hasta ahora no se vislumbra como una solución segura, por más propaganda que se le haga, puesto que la demanda de casos hace imposible que se cumplan las cuotas de pacientes sin la presión del tiempo por parte del médico que debe atender a muchas personas en una jornada, un tiempo que obviamente va de la mano de la calidad que se ofrece, siendo por otro lado que disponen de excelentes cirujanos vasculares y equipos de última generación en el sector público. Pero es difícil ver este escenario si se está metido adentro y no conoces otra cosa, cuando en el fondo sabes que es mal visto que disientas y la matriz de opinión creada por el estado tiene hasta publicidad en televisión.

Más importante que ofrecer técnicas de cirugía convencional versus las mínimamente invasivas que se venden como novedosas técnicas, unas más eficaces que otras y que van pasando de moda, es la suficiencia en la formación de los médicos que la aplican, el manejo a largo plazo del paciente donde no exista una disociación entre oídos dispuestos y oferta de servicio. El especialista en enfermedades vasculares no sólo debe ser un prescriptor de tratamientos, es indispensable que sea un educador de su paciente y su comunidad, de esa forma ayudaría a extinguir consultas de médicos y hasta esteticistas que dicen hacer escleroterapia.

Clínica o centro médico especializado en varices

De lo anterior se desprende que las verdaderas clínicas para el tratamiento de las varices han de ser centro médicos con especialistas certificados, no obstante su real eficacia dependerá más que del nombre que se le ponga de que allí se integren equipos humanos que ejerzan la medicina vascular alrededor de un código ético y donde finalmente el Médico de las Varices integre equipos con los mejores profesionales para formar una unidad clínica polivalente de diagnóstico y terapéutica con miras al bienestar del paciente. Mientras la medicina pública esté abarrotada de casos es necesario aumentar el número de centros de atención y postgrados de medicina vascular, además de crear puntos de descarga a través de medicina privada certificada buscando en todos satisfacer el delicado equilibrio entre calidad y cantidad.

REFERENCIAS

Greatty Onelia. Cuál es el Mejor Tratamiento para las Varices. www.arteriasyvenas.org.

Greatty Onelia. Cirujano Vascular y Ecografista, binomio para la cirugía de varices. www.arteriasyvenas.org.

Isaza LFG. Medicina vascular: Fundamentos básicos de medicina (1a edición). Corporación para investigaciones Biológicas CIB; 2016.

Copyright